En esta entrada os voy a hablar sobre mi experiencia a la hora de pedir un álbum (fotolibro) en Saal Digital.

Actualmente, estoy ampliando mis opciones de entrega para mis sesiones fotográficas: cajitas de madera, copias FineArt, álbumes digitales con diferentes tapas y materiales… Este último tema, me llevó directamente a una publicación de Saal digital.

Tenían una promoción en las redes sociales donde ofrecían un descuento a fotógrafos para probar sus productos. Lo hice rápidamente ya que no conocía esta empresa.

Elegí un álbum digital en formato cuadrado 19x19, aunque al principio me parecía un poco pequeño, realmente cuando lo tienes en la mano es muy cómodo de manipular y se ven muy bien las fotografías.
En este caso, elegí la opción de poner una tapa de tela ya que era para una sesión de bebé y me parecía la más adecuada.

Respecto al interior, elegí un acabado mate, aunque tiene un ligero brillo que se nota al pasar las hojas. No queda mal, es algo sutil y le da un toque elegante.

Aquí podéis ver el brillo que se nota al pasar la página. En la foto se ve más exagerado que en realidad.

Tiene las páginas gruesas, muy resistentes y además, algo que me encanta en un álbum, se abre 180º. Esto es muy interesante para poder poner imágenes en tamaño completo, a doble página y que no se corte ninguna parte central de nuestra imagen.

El grosor de sus páginas hace que sea muy cómodo de manipular y resistente.

Una de las características que no me ha gustado es que al abrir el álbum, empieza con la primera fotografía elegida pegada directamente en la tapa. Es decir que no tiene guardas en blanco que separen la primera fotografía. Esto es algo que cambiaría porque se nota un ligero doblez en la primera y última página donde van directamente pegadas.

La calidad de las fotografías es  buena y tiene una reproducción del color bastante fiel a la edición. 🙂 Esto es algo que nos preocupa muchísimo a los fotógrafos, jeje. Y este álbum aprueba con creces.

Por otro lado, hablemos del programa de maquetación:

En la misma página de Saal Digital puedes descargarte el programa fácilmente. Desde él, te puedes maquetar cualquiera de sus productos.

En mi caso, me gusta maquetar con InDesign, así que lo único que tuve que hacer es exportar los lienzos con las opciones que te pide el programa y subirlas. Se van cargando automáticamente: por un lado los lienzos y por otro, la portada y contraportada.

Al cargar las portadas, tuve un pequeño problema.
En la web había visto que se podían elegir diferentes colores de tapa de tela (mi idea era cogerla azul clara) y a la hora de ponerlo en el programa, no lo pude elegir por ningún lado. Me puse en contacto con ellos pero ya lo habían empezado a producir, así que al final se quedó con la tapa blanca. En este caso, me hubiera gustado que fuese un programa algo más intuitivo a la hora de elegir este tipo de opciones.

Recalcar que a pesar de no poder cambiar el color de la tapa, la comunicación con ellos fue muy rápida y satisfactoria.

Por cierto, me encantó poder diseñar mi propia portada y tener la opción de poner una contraportada (con mi logo) sin ningún coste adicional.

 

 

 

 

 

 

También  te dan la opción de que no aparezca su logo, ni el código QR (que puedes ver en una de las imágenes de arriba) por un módico precio (5€ si no recuerdo mal) por lo que viene muy bien en el tema profesional.
De todas formas, el código es de 1 cm como mucho y aparece en una esquina que casi ni te das cuenta de que está. Para álbumes más caseros no me molestaría en absoluto que apareciese.

Finálmente comentaros que una vez hecho el pedido, os llega un mail donde podéis hacer un seguimiento de la producción y saber qué día os llegará.

Como conclusión final decir que me ha sorprendido para bien y que es un álbum de buena calidad a un buen precio.
¡Os recomiendo que lo probéis!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar


Si te ha gustado, ¡comparte!

Guardar

(Visited 192 times, 17 visits today)